Por qué a J. K. Rowling le hace feliz pagar muchos impuestos

    A J. K. Rowling, la autora de la famosa saga del mago Harry Potter, no le importa pagar impuestos millonarios y se declara feliz de hacerlo, en contra de lo que suelen decir la mayoría de los contribuyentes. La escritora de 54 años declara todas sus actividades en Reino Unido y evita los paraísos fiscales y cualquier tipo de estructura destinada a evadir impuestos de forma expresa. Su factura anual con Hacienda ascendió en 2019 a más de 57,4 millones de euros.

    Lejos de protestar por la cantidad que le toca abonar por los rendimientos de su trabajo, se declara feliz de haber ocupado el pasado año el puesto número 19 en la ranking de las personas que más tributos pagan en su país de origen, según la lista que publicó el pasado fin de semana The Times. El diario británico también señala que se trata de la entrada más fuerte en esta lista y que la cantidad que ha pagado al fisco la autora se debe a unas ganancias de más de 118 millones de euros en concepto de derechos de autor y cánones relacionados con los libros que ha escrito y otros ingresos declarados a través de un sistema de autoevaluación.