Nicholas Sandmann, de icono «trumpista» a ganar una batalla judicial contra el Washington Post

    Una imagen cautivó a la opinión pública estadounidense a principios del año pasado. En ella, un adolescente ataviado con una gorra de «Make America Great Again», el eslógan electoral de Donald Trump, bloqueaba el paso a un líder indígena norteamericano. Su gesto, tranquilo y ufano, condensaba una posición de poder y una actitud condescendiente transversal al «hombre blanco» estadounidense. La imagen, tomada durante una marcha pro-vida, tornó en viral y capturó la atención del país durante semanas.

    Aquel adolescente se llamaba Nicholas Sandmann. Año y medio después ha quedado parcialmente vindicado tras un acuerdo extra-judicial con The Washington Post, a quien acusaba, demanda de $250 millones mediante, de difamarle cuando aún era menor de edad. Sandmann había cerrado otro acuerdo similar con CNN meses atrás. En ambos casos, no hubo resolución judicial. Los medios optaron por atajar la polémica antes de que el juez dictara sentencia, sentencia cuya dirección siempre será una incógnita.