Estados Unidos, entre el duelo y la vuelta a la normalidad

    Un grupo de jóvenes disfrutaban este fin de semana en Nueva York de la tarde soleada en un pequeño parque enfrente de Newton Creek, una entrada del río East River que hace frontera entre Queens y Brooklyn. La tarde estaba casi para darse un chapuzón, pero nadie pondría un dedo del pie en lo que ha sido un desagüe industrial durante décadas. La reunión era ordenada, con los participantes sentados a distancia prudencial. La pulcritud en el seguimiento de la distancia social, que contrastaba con la abundancia de grupos caóticos, sin mascarilla, despreocupados en muchos parques de Nueva York, parecía un homenaje los caídos por el coronavirus.

    El puente que ha disfrutado EE.UU. en los últimos tres días es por Memorial Day, el festivo nacional que celebra a los muertos del ejército. Es una fecha, a la vez, solemne y festiva en el país. Celebra a los caídos, pero marca también el comienzo del verano. Este año ha coincidido con el momento en el que EE.UU. se acerca a las 100.000 víctimas por la pandemia, lo que impregna con otra capa de significado a la fecha. Los calificativos bélicos sobre el coronavirus han abundado en los últimos meses. Donald Trump, con una gran capacidad para la etiqueta, lo ha llamado el ‘Enemigo Invisible’. Ninguna guerra ha matado a más estadounidenses desde la II Guerra Mundial.