El menú de tres opciones que pule el Gobierno para negociar con el Fondo

    La gira del presidente Alberto Fernández por Europa, las reuniones del ministro Martín Guzmán en Italia y las expresiones de apoyo de Donald Trump le dieron al Gobierno un fuerte espaldarazo en las negociaciones con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional. Nutrida de una fuerte dosis de optimismo, la Casa Rosada trabaja ahora en un menú de tres opciones para presentarle al FMI, con la aspiración de máxima de obtener un período de gracia sin pago de capital ni intereses al organismo multilateral y una quita por parte de los tenedores de bonos.

    Fernández regresó al país este viernes a media mañana, entusiasmado por la recepción europea y por el efecto que cree que el respaldo de los líderes del viejo continente tendrá sobre el mayor accionista del Fondo, Estados Unidos. También, por la reunión que mantuvo este jueves el embajador designado en ese país, Jorge Argüello, con el jefe de la Casa Blanca.