El 80% de los argentinos tuvo una reducción en sus ingresos por la cuarentena, según una encuesta

    El gobierno sostiene con firmeza que la pandemia del coronavirus lo obligó a tomar posición entre la salud y la economía. “Un punto del PBI que se pierde se puede recuperar; una vida que se pierde, no” fue la frase que eligió Alberto Fernández para dar sustento a su plan. La opinión pública adhirió con firmeza a esa posición en el comienzo de la cuarentena y premió a los gobernantes que la suscribieron, sin grietas partidarias. Pero con el correr de las semanas, el bolsillo también empezó a opinar, en particular en los segmentos menos castigados.

    Una encuesta realizada por la consultora Opina Argentina entre 1.400 casos de todo el país analiza cómo funciona el equilibrio entre ambas preocupaciones latentes en el humor social frente a la pandemia: el temor a la enfermedad y la angustia por el deterioro de las condiciones ecónomicas.