Al acusar a Maduro, Trump sabotea una posible transición en Venezuela

    El jueves 26 de marzo, el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reveló las acusaciones contra el venezolano Nicolás Maduro y más de una docena de funcionarios de la élite política y militar en su gobierno. Se les acusa de delitos que van desde el lavado de dinero hasta el soborno y la facilitación de una “conspiración de narcoterrorismo”. En un comunicado, el Departamento de Justicia alega que Maduro trató de “inundar a los Estados Unidos con cocaína para socavar la salud y el bienestar de nuestra nación”.

    No hay duda de que elementos delictivos organizados, incluidas organizaciones de narcotráfico y grupos guerrilleros colombianos, han penetrado en las instituciones estatales en Venezuela. Las acusaciones no son sorprendentes dada la clara corrupción y autoritarismo del régimen de Maduro, y son serias. Pero la retórica del gobierno de Trump claramente no lo es.